FANDOM


Sylvanes arcades

Claustro de La Ponderosa, siglo XII

Fundación

La Comunidad Franciscana de La Ponderosa fue creada el 07-10-1112, bajo los auspicios del papa San Adulfo I; cinco monjes portando apenas 1.000 monedas de oro, algunos recursos y con escasos conocimientos dieron forma -al principio rudimentariamente- a esta abadía.

Estos primeros hermanos fueron: San Gennaio de Pisa, Tingo de Oristano, Chello de Ajaccio, Sostegno de Cagliari e Ivomaria de Pisa. Solo Sostegno e Ivomaria, viven actualmente.

En 1165 la abadía y sus monjes abandonaron la República de Pisa para trasladarse a la diócesis de Al Andalus.

Abadengo

En el largo devenir de la trayectoría abacial de La Ponderosa, dos han sido sus grandes abades -en cuanto a prolongación de su mandato- pero otros monjes han venido a asumir el rango de abad durante estos años de culto cristiano:

  • San Gennaio, Iº Abad de La Ponderosa hasta la asunción del episcopado
  • Tingo de Oristano, IIº Abad de La Ponderosa hasta ganarse la mitra
  • Chello de Ajaccio, IIIº Abad de La Ponderosa desde 1116 hasta 1142, primer Gran Abad de La Ponderosa
  • Gennaio de Baskerville, IVº Abad de La Ponderosa hasta su designación como Arzobispo e Inquisidor General.
  • Panico de Ajaccio, Vº Abad de La Ponderosa desde 1146, segundo Gran Abad de La Ponderosa.


Durante algunos meses, algunos otros monjes han asumido el rango de abad, bien como merecido premio, San Marcello de Ajaccio, bien por cuestiones de edad como Sostegno de Cagliari, etc.

Los abades siempre han tenido un mentor que los guíe en tales asuntos, así Gennaio de Baskerville fue adoctrinado por Tingo en las artes de la política y por Sostegno en las maravilla de la cultura a la vez que los abades precedentes fueron aleccionados por su antecesor.

Eminencias en la República de Pisa

Un cardenal, tres arzobispos y cuatro obispos han sido hasta la fecha abades o monjes de La Ponderosa; San Gennaio de Pisa, Tingo de Oristano, Gennaio de Baskerville y Tingo de Lucca en la República de Pisa.

Gennaianismo vrs Tingismo

  • No es bueno que el Obispo gobierne solo (Gennaio de Pisa)

La cita anterior resume, sin duda, todo el pensamiento politico de San Gennaio durante sus tres años de mandato episcopal. Los documentos encontrados en La Ponderosa atestiguan, junto a las viejas cronicas episcopales, la gran descentralización polticia y la tremenda red organizativa tejida por el mitrado: creación de los obispados auxiliares de Corcega y Cerdeña que representaban al Obispo a la par en las ausencias epicospales a la par que le permitian un mejor control y conocimiento de los territorios ultramarinos de la diocesis pisana, el rango de Bibliotecarios Mayores y del Comun a la hora de adminitras la cultura en la región, la apertura al exterior y el establecimiento de relaciones exteriores, etc... granjearon al obispo pisano fama de hombre dialogante.

  • Aut Pisa aut Nihil (Tingo de Oristano)

O Pisa, o Nada. Asi puede simplificarse el complejo pensamiento politico del obispo y luego cardenal Tingo de Oristano. Un obispo de la linea dura, que estableció un ferréo control de las instituciones pisanas a las que mantuvo pero a las que vigilaba y controlaba completamente. Pisa era Tingo y Tingo era Pisa. La linea dura en cuanto al ideario del cardenal le llevaron a cometer no pocos excesos y granjearse no menos enemigos. Tal fue así que según ambas parates reconocen, la dimisión irrevocable que Tingo presento al papa Adulfo se motivo, exclusivamente, por el desencuentro entre ambos sobre como debia desarrollarse la Cristiandad y como el cada vez mayor peso que Pisa ganaba por entonces en el Cristianismo debia verse reflejado. Nunca más volvieron a dirigirse epistola alguna. Adulfo II murio y Tingo le seguiría al encuentro con el Padre en 1143. Durante ese tiempo, las relaciones con Adulfo III fueron, no obstante, fluidas y diafanas tanto es asi que, aunque creada con posteroridad a la muerte del cardenal, el Papa Adulfo III confió al entonces abad de La Ponderosa, Gennaio de Barkerville, el rango de Supremo Inquisidor General del Tribunal de la Santa Inquisición.

  • Complejos perfiles, idearios comunes

La revisión de los documentos de Gennaio desvelaron que el obispo pisano estuvo detras de no pocos magnicidios y asesinatos de otros obispo rivales o aliados. No parecen diafanos los motivos por los cuales Gennaio lideró y capitaneó la O.S.A en una etapa verdaderamente sangrienta de dicha organización (más de diez asesinatos en apenas tres años abbaticos) pero todos los datos apuntan a que fue Gennaio y no otro quien la goberno ejerciendo de lider duro, frio y calculador que nada tenia que ver con la de afable y humilde obispo pisano a la que los prelados estaban acostumbrados. Sólo algunas breves indicaciones encontradas firmadas por Gennaio en las cuales expone que sus motivaciones son: "... la justicia que ha de gobenar la mente preclara de un obispo para no saquear las abadias y diocesis humildes y pobres, estando dispuestos los obispos vecinos a acabar con cualquier tirania alli donde esta se encuentre....".

Tingo de Oristano le sucedió en el control de la O.S.A pero, conforme el ideario de esta organización se aproximaba más al matar por matar, Tingo optó por disolverla centrandose en labores diplomaticas para las que mostró grandes dotes, sobre todo con determinadas regiones, aliadas de Pisa pero alejadas de Italia estableciendo lazos fructiferos que permanecieron en el tiempo, desarrollando tambien una importante labor asistencial de ayuda a las abadias pobres de todo el Orbe abbatico que llamaban a su puerta solicitando ayuda.

Como se ve, los perfiles de ambas eminencias son mucho más proximos de lo que se cree y la linea que divide el Gennanismo del Tingismo es sutil, tan sutil que algunos historiadores la consideran absolutamente inexistente. Gennaio y Tingo son, en suma, obispos de su tiempo, que no dudan en contemporaneizar si les es necesario, que no dudan en verter la sangre de sus rivales pero que tampoco dudaron un apice en asistir a todo aquel que lo necesitó.

Eminencias en Al Andalus

El joven monje Hilal de Lucena ocupó, por designación, el Iº Obispado de Al Andalus durante un año abbatico escasamente. Su Ilustrísima Hilal consideró su mandato como un gobierno de transición durante el cual animó a las abadias andalusies a crear instituciones de reparto de poder y competencias de tal forma que las responsabilidades episcopales descansaran en un buen sistema de autogobierno. Cuando Su Ilustrisima comprobó que el sistema estaba implantado y con un buen funcionamiento, presentó su dimisión ante Dios y el papa Damaso dedicandose desde entonces a las labores tradicionales de una abadia.

Santos

El Señor nos ha iluminado con la santidad de cinco de nuestros hermanos;

De igual forma, La Ponderosa recibió la enorme gracia de contar en su abadía con el primer santo por proclamación pontificia. Tras el asesinato del obispo pisano Gennaio de Pisa, el papa San Adulfo I lo proclamó Santo Subito.

Biblioteca

La Biblioteca de la Comunidad Franciscana de La Ponderosa paso a convertirse en la Biblioteca del Lirio en honor de su mayor benefectator; Su Eminencia Reverendísima Tingo de Oristano a propuesta del bibliotecario Sostegno y el archivero Leonetto.

Desde su fundación -con la llegada de la primera biblia copiada por la ágil mano de Scelto de Oristano, Maestro de Amanuenses- cuenta con más de 500 vólumenes para difusión de La Palabra, el Saber y el Conocimiento gozando entre sus obras de copias de biblias inglesas, francesas, aragonesas y alguna copia en árabe ricamente ornadas. Cabe destacar de entre sus copias algunas que fueron adquiridas en los intercambios y viajes con la abadía Cluny Astur.

La Biblioteca del Lirio y su riquisimo legado han propiciado que monjes llegados de lugares muy alejados viajasen para visitarla y copiar en ella.